Segregación virtual

Cuando observamos la continuidad del racismo y la discriminación hacia las personas negras o afrodescendientes, nos preguntamos, ¿somos o no somos?

Y es que en cualquier buscador de las redes sociales nunca encontraremos contenido que incluya nuestros rasgos físicos, a menos que, al mejor estilo segregacionista, especifiquemos: “para personas afro o negras”, algo así como un apartheid virtual, se podría decir. Es allí cuando la frase de Albert Camus retumba en la realidad: “El absurdo surge de la confrontación entre la búsqueda del ser humano y el silencio irracional del mundo”, y es que lo podemos experimentar a menudo cuando observamos que, nuestra concepción de la igualdad y de la justicia social no corresponde con la realidad, y lamentablemente a la mayoría parece no importarle. En este caso pondremos como ejemplo el buscador de internet, si colocas: “modelos de trenzas para mujeres”, aparecen únicamente mujeres blancas luciendo sus cabellos trenzados, al revisar encuentras que no aparecen mujeres con otra característica física diferente, todas blancas, muy blancas. Debes especificar: “modelos de trenzas afro o africanas”, allí si te aparecen, por lo general, modelos casi idénticos a los que luce cualquier persona que se haga unas trenzas. Ahora bien, si quisieras argumentar que las trenzas africanas solo son un estilo, te invito a hacer la prueba colocando en el buscador: “tendencias de cabello para el 2024”, y ahí se repetirá la misma historia, y eso sucede con lo que sea que busques, siempre y cuando no especifiques que es para negros o afros.

Es allí cuando volvemos a reflexionar; la igualdad, los movimientos y los colectivos son algo que han generado algunas cosas positivas, principalmente lograr que las personas negras se reconozcan y se asuman como tal, puesto que el sistema nos ha enseñado a negarnos, a no aceptarnos; ya llevamos con más orgullo peinados y estéticas que nos “definen” como afrodescendientes, o quizá, es un gran negocio para el sistema de mercado capitalista donde somos sujetas/os de consumo, ¿Pero, nos han segregado de nuevo o nos están incluyendo? Valdría la pena contestar esa pregunta y observar más a profundidad nuestro entorno, lo que realmente nos incluye, nos hace justicia, nos encuentra.

En lo personal siento que el racismo, el endorracismo, los micro racismos siguen allí, los vivo con frecuencia, mi hijo también los vive en su colegio y, aunque sí, la aceptación afianza nuestras convicciones, siguen las y los jóvenes sintiéndose en desventaja, viendo su autoestima dañada por los mismos cánones de belleza que siguen primando en la sociedad de hoy, por lo que nos toca seguir confrontando la irracionalidad de este mundo para fortalecer y concienciar a nuestras generaciones sobre este problema social que nos atraviesa, aún hoy.

Dejanos tus comentarios